Aspirante de voces...

Cuando una palabra hablada, se convierte en una letanía de suspiros robados.